sensibilidad no celíaca al gluten
Publicado el

La sensibilidad o intolerancia al gluten no celíaca

¿Crees que podrías tener sensibilidad al gluten no celíaca? La respuesta quizás es afirmativa si tus digestiones son largas y pesadas, tienes hinchazón abdominal, flatulencia y otros síntomas digestivos y extra-intestinales como cansancio. Vamos, que después de comer cereales con gluten sientes que tienes digestiones parecidas a las de una boa  ¿te suena?

Quizás estás asintiendo con resignación y además eres de ese porcentaje de personas que ya se han hecho la prueba de celiaquía y salió negativo. Pero sin embargo has probado a hacer una dieta sin gluten y tus síntomas sí han mejorado. Si te identificas con esto podrías pertenecer a ese porcentaje de la población que se estima padecen sensibilidad no celíaca al gluten.

Os hablaremos de ello en este artículo respondiendo a las preguntas más frecuentes respecto a esta intolerancia alimenticia.


¿Qué es la sensibilidad al gluten no celíaca?

Este concepto, no exento de controversia por los escasos estudios realizados hasta el momento, cada vez se está estudiando más profundamente, dado que los resultados obtenidos a día de hoy indican que entre un 0,6 y un 10% de la población podría padecer intolerancia al gluten no celiaca; según los datos que comparten en su página la asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten de Madrid.

Quien padece este trastorno acusa los mismos síntomas gastrointestinales que aparecen en personas con enfermedad celíaca. Aunque resultan negativos en las pruebas para detectar esta afección tienen una llamativa mejoría clínica al realizar una dieta sin gluten.

Sabemos lo difícil que es encontrarse en ese “limbo” en que tus síntomas no corresponden con los resultados de un diagnóstico clínico. Mucha gente pasa por un momento muy complicado, lidiando con el escepticismo de quien duda de su sintomatología, o quien le diagnostica otros trastornos como intestino irritable. Sin embargo, pese a que es difícil detectar esta sensibilidad, ya que no hay pruebas específicas para ello, sí que existen varios indicadores que alertan de la necesidad de realizar una dieta estricta sin gluten durante un tiempo. De este modo se puede comprobar si existe una mejoría al cambiar la dieta, para así poder identificar la intolerancia al gluten.

Afortunadamente si este es tu caso, puedes elegir entre una enorme variedad de cereales sin gluten que te van a permitir llevar una alimentación equilibrada sin que se vea resentido el enorme placer de comer.

Diferencias entre esta intolerancia y la celiaquía

Aunque la sintomatología es la misma, hay diferencias fundamentales. La enfermedad celíaca es una patología con base autoinmune que hace que la persona reaccione ante la ingesta de gluten. Esta reacción causa daños en la mucosa del intestino delgado y destruye las vellosidades intestinales encargadas de absorber los nutrientes.

En el caso de sensibilidad al gluten, como por ejemplo en la sensibilidad al trigo , no se trata de una respuesta autoinmune, sino de una intolerancia sintomática. Además las últimas investigaciones ponen en duda si esta sensibilidad proviene de la intolerancia al gluten del trigo o de otros componentes de este u otros cereales con gluten.

Por otro lado, el trastorno celíaco puede cursar con síntomas o ser asintomático, y su diagnóstico tiene un protocolo estandarizado con unos marcadores bioquímicos definidos.

La biopsia duodenal, es una prueba muy relevante para detectar el trastorno celíaco y muestra el grado de lesión del intestino. Además de la prueba de los anticuerpos anti-transglutaminasa tisular IgA (tTG-IgA) por medio de una analítica.

En el caso de un diagnóstico dudoso, se pueden hacer unas pruebas de análisis genético para encontrar la presencia de los haplotipos HLA-DQ2 y HLA-DQ8, cuyo resultado positivo indicaría esa predisposición a tener el trastorno celíaco. Por el contrario, la sensibilidad al   trigo siempre cursa con síntomas, pero no hay marcadores bioquímicos específicos


¿A qué edad suele presentarse esta intolerancia al gluten?

Esta sensibilidad puede darse en todas las edades e incluso aparecer de forma repentina, en ocasiones de modo transitorio. En un estudio del Laboratorio de Seguridad alimentaria y Toxicología de la Universitat de València, publicado en la revista nutricion.org , hablan de un 6% de prevalencia en la población, que podría ir incrementándose debido al aumento constante del consumo de trigo y otros cereales con gluten en nuestras dietas.

¿Se considera la intolerancia no celíaca al gluten un problema crónico?



Hasta el momento no se ha calificado como un problema crónico, sin embargo, si no se detecta y se trata, sí podría ser el desencadenante de otras patologías crónicas.

La poca literatura disponible en este momento nos impide ser categóricos en cuanto a su duración, no obstante sí puede afirmarse que la reducción o supresión total de los cereales con gluten en un plazo prolongado de tiempo, producen una mejora muy notoria en las personas que padecen esta sensibilidad.

¿Con qué frecuencia se presenta en la población?

Como hemos comentado anteriormente, la frecuencia se estima entre un 0,6 y un 10% de la población, cifra que podría ir en aumento debido al alto consumo de cereales con gluten en nuestra dieta. Ahora existen muchas alternativas que facilitan la vida de las personas con trastorno celíaco, o la de aquellas que deciden eliminar el gluten de la dieta para seguir una alimentación más consciente, cuidando su salud con alimentos de alto perfil nutricional y gran digestibilidad.

Síntomas de la intolerancia no celíaca al gluten

En el estudio antes citado, hacen una pormenorizada descripción de los síntomas de la sensibilidad al trigo no celíaca y su prevalencia.

Entre los síntomas digestivos que mencionan, están el dolor abdominal, gases, diarrea o estreñimiento. Los síntomas extra-intestinales abarcan desde afecciones cutáneas como eccemas, a dolor de cabeza, cansancio o mente nublada.

Estos síntomas son lo suficientemente molestos como para que las personas que los padecen consideren llevar una dieta sin gluten. En culturas como la mediterránea, donde el pan acompaña todas las comidas, a priori parece muy difícil de llevar a cabo, sin embargo esto no es así, existen alternativas de pan sin gluten muy digestivas y con un sabor excelente, como el pan de teff.

Consejos para convivir con esta intolerancia

El tratamiento de la sensibilidad en pacientes con SGNC (sensibilidad al gluten no celíaca) consiste en eliminar el gluten de la dieta.

Nuestro mayor consejo es, disfruta de tu nueva alimentación. Sí, sabemos que ahora tienes las cosas un poco más complicadas, pero también estamos en un momento en que las opciones son muy variadas y puedes encontrar alternativas mucho más fácilmente.

Es posible elegir otro modo de alimentarse donde lo que consumimos nos ayude a regenerar nuestro organismo y prevenga patologías futuras. Eliminar posibles alérgenos ya no es tan complejo, gracias al creciente mercado de productos elaborados con alternativas al gluten. Te animamos a que leas este post sobre la dieta sin gluten, sin lactosa y sin fructosa para que conozcas sus beneficios.

Nosotros ofrecemos un pan de teff cuyos ingredientes han sido cuidadosamente pensados para aportar un alto perfil nutricional, con una gran digestibilidad y por supuesto, un delicioso sabor. ¡Seguro que puede ser un gran aliado si decides empezar otro modo de alimentarte!