La frustración de los celíacos
Publicado el

La frustración de los celíacos

Estrés y frustración son sentimientos muy habituales entre las personas celíacas o sensibles al gluten. Estrés por tener que estar pendiente de su alimentación constantemente, y frustración por no poder disfrutar plenamente de la comida.

Tienes que cuidar la alimentación y la contaminación cruzada.

La Enfermedad Celíaca es uno de los trastornos que más se extienden a lo largo de la geografía mundial. Solo en España se estima que en torno al 1% de la población sufre esta afección, y es posible que muchos de los que la padecen no lo sepan. Se trata de una patología multi-sistémica con base autoinmune que presenta sintomatologías muy variadas, desde la pérdida de peso hasta alteraciones del carácter, y en todos los casos siempre existe daño intestinal.

Ser celíaco o sensible al gluten supone tener que guardar un especial cuidado con la alimentación. No solo hay que seleccionar alimentos que no tienen gluten, sino que hay que vigilar también la contaminación cruzada que pueda producirse durante la preparación, el cocinado o el envasado.

El protagonismo del gluten en la panadería y la pastelería.

El gluten es una proteína presente en la semilla de ciertos cereales como el trigo, la cebada, el centeno y derivados y algunas variedades de avena. Su presencia por tanto está muy extendida en alimentos que son la base de nuestra dieta como el pan y la pasta.

Aunque el gluten no aporta un gran valor nutricional, tiene un gran protagonismo en la panadería y la pastelería. Esta proteína es un elemento aglutinante que une los diferentes ingredientes y proporciona la consistencia elástica de las masas de harina. Esta elasticidad tiene la capacidad de atrapar aire en la masa, lo que fomenta la esponjosidad, que, junto con la fermentación, provocan un aumento de volumen.

Por este motivo, en las masas elaboradas con harinas sin gluten, la textura y el sabor del pan resultante cambia y se hace mucho menos apetecible.

La frustración de los celíacos.

La mayoría de los panes sin gluten son insípidos; su textura es muy seca, se desmenuzan con facilidad y además en los casos de panes industriales, su valor nutricional es muy bajo ya que, por norma general, en su elaboración se usan harinas de baja calidad.

Otras características a destacar de los panes sin gluten es que resultan más compactos y requieren de una masticación más contundente, y que su vida útil es muy corta, siendo muy difíciles de conservar por lo que hay que comérselos muy deprisa.

Innovación en los panes sin gluten.

En los últimos años, se han producido importantes avances en la elaboración de masas, utilizando mezclas de harinas sin gluten y otros ingredientes que mejoran el sabor y la textura de los panes aptos para celíacos.

Este es el caso de Panteff, elaborado a base de harina integral de teff. La singular receta de esta masa, enriquecida con 17 ingredientes más, da como resultado un pan con una textura crujiente por fuera y esponjosa por dentro que tiene un sabor inigualable.

Además, a diferencia de otros panes sin gluten cuya duración es muy limitada en el tiempo, Panteff se envasa con una fecha de caducidad de 60 días desde su horneado y, un vez abierto su envase original, puede conservarse durante días en la nevera dentro de un recipiente o bolsa que lo mantengan aislado del aire.

Vuelve a disfrutar del pan con Panteff.

¿Imaginas volver a desayunar unas crujientes y a la vez esponjosas tostadas con aceite, tomate y sal? ¿O merendar pan con chocolate? ¡Ahora ya puedes!

Con este pan especial para celíacos y sensibles al gluten puedes elaborar tostas con multitud de ingredientes: embutidos, tortillas, aguacate, anchoas, mermeladas, o chocolate. También es ideal para preparar una buena sopa de cebolla supernutritiva en invierno, torrijas en Semana Santa, veraniegos gazpachos con croutons, … o mojar unos deliciosos huevos fritos. Ya no te sentirás un bicho raro, estresado y frustrado por las limitaciones en tu alimentación, y volverás a disfrutar de ese pequeño y a la vez gran placer que es comer pan.

Por fin es posible que los celíacos vuelvan a disfrutar de todos los platos que tienen como protagonista a este alimento básico. ¿Eres celíaco? ¡Di adiós a tu frustración por no poder comer pan rico y saludable!

Abre el envase de Panteff y observa su textura. Córtalo en rebanadas, tuéstalo a máxima potencia y ¡disfruta! Y no solo de su sabor, también de su alto valor nutricional.

Si tienes alguna duda con respecto a Panteff o cómo sacarle el máximo partido, no dudes en escribirnos por nuestras redes sociales, nuestro equipo estará encantado de atenderte.