navidad y gluten
Publicado el

Una Navidad sin gluten, deliciosamente sana.

Llega la Navidad y a ella se asocian grandes comilonas en las que “todo está permitido”, pero ese “todo” puede llegar a tener un coste muy elevado para quienes tienen celiaquía, trastornos digestivos u otras intolerancias.

Asociar el término suculento con comidas copiosas y pesadas es un error, existen opciones igual de suculentas que no conllevan digestiones eternas; esto es aplicable a todos, pero en el caso de las personas celíacas o con sensibilidad al gluten es importante pensar en alternativas para que todos podamos disfrutar de los encuentros por igual.

Os contamos trucos y opciones para una muy feliz Navidad sin gluten.

El gluten y las comidas de las Fiestas Navideñas.

No es tan complicado elaborar un menú apto para celiacos, solo hay que conocer las opciones que, a día de hoy, son muchas. Tengamos en cuenta que el gluten se encuentra en cereales como el trigo, cebada o centeno y los menús navideños son abundantes en carnes, verduras y pescados. Si tienes pensado ofrecer rebozados, platos con salsas a base de harinas, o dulces navideños para el postre, existen alternativas deliciosas y fáciles de conseguir.

Más allá del menú, si eres celíaco o vas a tener algún invitado que no puede comer gluten, hay una serie de cosas que deberías tener en cuenta:

  • Vigila la contaminación cruzada: a la hora de elaborar o servir los platos, trata de no juntar los alimentos con y sin gluten.
  • Acuérdate de tener opciones de cerveza sin gluten, si es la bebida que se va a servir al resto.
  • En el caso de alimentos precocinados o elaborados fuera de casa, asegúrate de revisar bien los ingredientes, te sorprenderá la cantidad de alimentos que llevan añadido gluten.
  • El brindis trata de que sea con bebidas puras o combinados que se sirvan en el momento, no cocktails que vengan ya preparados.

Alimentos y postres típicos navideños que contienen gluten.

En España no existe un plato típico, como sucede en otras culturas. Todos asociamos el famoso pavo al horno con los hogares de Estados Unidos, el pudding o el roast beef con Gran Bretaña o la ensalada de patatas con Alemania. En nuestro país depende más de la región, hay una gran variedad de opciones, por ejemplo en Asturias predominan las fabes con almejas y platos de pescado, en Galicia el marisco o el cochinillo asado en Castilla.

Los productos base suelen ser carnes, pescados y verduras, por lo que son opciones aptas para quienes no consuman gluten, siempre y cuando se preparen en casa. El problema viene con la elaboración de las salsas, a las que se añade harina para espesar o que directamente son un ingrediente principal, como en el caso de la bechamel. También sucede con los rebozados con pan rallado, hay que asegurarse de escoger un pan libre de gluten para ello. Hay que vigilar el uso de lácteos o fructosa, que muchas veces generan intolerancias en las personas con celiaquía.

Ten siempre en mente que no has de variar el menú, sino modificar los ingredientes. Puedes usar diferentes harinas sin gluten como la harina de teff, de arroz, maíz, en función de la consistencia que se busque y leches vegetales como la del almendra o arroz.

En lo que concierne a los postres, te sorprenderás, porque muchos de los dulces navideños artesanales están libres de gluten. Lee cuidadosamente la etiqueta y verás que algunos turrones están elaborados tan solo a base de almendra, manteca, miel y azúcar y no llevan harinas. No obstante hay que tener cuidado con los pannettones, mazapanes, mantecados, roscón de reyes y todos los nuevos turrones de sabores que existen en el mercado. Pero también te será fácil encontrar alternativas sin gluten. No te va a suponer un enorme quebradero de cabeza ofrecer opciones que puedan comer todos.

Alternativas sin gluten a los platos típicos navideños.

Si compras productos frescos y cocinas el menú en casa, serán pocas las modificaciones que tendrás que hacer para elaborar un exquisito menú navideño, pero os damos alguna alternativa:

  1. Entrantes:

En vez de servir los aperitivos en un pan de trigo, te recomendamos que uses uno libre de gluten como Panteff, en nuestras recetas te damos opciones sorprendentes y deliciosas que van a hacerte quedar como el mejor anfitrión en tu cena de navidad.

  • Platos principales:

¿Qué te parecería comenzar con una sopa? Puedes optar por una que sea de pescado, mariscos o verduras. Es un plato naturalmente sin gluten, pero ojo si compras el caldo ya hecho, muchas veces contiene harina como espesante.

Como segundo, cualquier opción de pescado al horno que no lleve rebozado o las siempre socorridas aves al horno son opciones naturalmente libres de gluten. Pueden acompañarse de verduras y con salsas que no lleven harina ni lácteos.

No olvides las opciones vegetarianas y veganas, como una lasaña de boletus y verduras, pero recuerda que la pasta para la lasaña y la harina de la bechamel sean sin gluten. También puedes optar por un risotto o unas albóndigas de berenjena. Solo tienes que hacer una búsqueda rápida en internet y tendrás a tu disposición un montón de recetas deliciosas para vegetarianos y veganos y además, libres de gluten.

  • Postres:

Además de buscar turrones que no lleven lácteos o gluten, podrías ofrecer alternativas con menos azúcar y menos riesgo de intolerancias, en esta página puedes encontrar muchas recetas fáciles de preparar y que complacerán a los más golosos.

Otros consejos para sentar en tu mesa a personas celíacas o intolerantes al gluten.

Lo primero es lo más evidente, calma y empatía. Quizás en un primer momento te preocupa no saber ofrecer un menú sin gluten, lactosa o fructosa, pero realmente no es tan complicado si tu menú se basa en productos frescos y elaborados en casa.

Si hay niños que no puedan comer lo que el resto de los comensales, asegúrate de ofrecerles también un plato especial que no tomen a diario.

Planifica con tiempo los menús y comparte los ingredientes con las personas que tengan intolerancias para que puedan relajarse y disfrutar con total seguridad.

Un último consejo para todos, disfrutad de la comida, pero no asociéis el placer con una cantidad desmesurada, más no siempre es mejor. Se puede disfrutar de una Navidad sin indigestiones.

¡Felices Fiestas!