probioticos y prebioticos
Publicado el

Probióticos y Prebióticos

Seguro que muchas veces has adquirido productos que prometen ser ricos en probióticos o prebióticos y los has tomado con la sensación de que estabas haciendo algo bueno para tu salud, como quien hace los deberes, pero ¿sabes realmente qué son, en qué se diferencian y por qué haces bien en tomarlos? ¡te lo contamos!

En nuestro artículo sobre la disbiosis intestinal, ya hablamos sobre qué es la microbiota intestinal y mencionamos la importancia de los prebióticos y probióticos, pero vamos a volver a ello sucintamente, por que no se puede hablar de lo segundo sin entender qué es lo primero.

¿Qué es la Microbiota?

Recordemos qué es la flora intestinal o microbiota. Tan importante es el intestino y la flora que lo habita, que a este órgano se le llama “el segundo cerebro”. Pensemos en la microbiota como el hábitat donde ese cerebro puede funcionar con normalidad, un ecosistema de seres vivos que conviven armoniosamente en equilibrio. De paso desterremos el mito de que “todas las bacterias son malas”, hay una serie de bacterias y microorganismos “buenos” que forman la flora. Esta colonia es esencial para el sistema inmune y para una correcta absorción de nutrientes, entre otras cosas.

Cuando esa armonía se rompe, bien por una proliferación nociva de bacterias o bien por la pérdida de alguno de los microorganismos beneficiosos, se produce la disbiosis intestinal y nuestra salud se ve comprometida.

Es fascinante pensar que lo que sucede en el ecosistema de nuestro planeta, sucede de modo similar dentro de nosotros. También en nuestro interior es fundamental mantener una armonía entre los seres que lo habitan o se pone en peligro la estabilidad.

¿Y qué pasa cuando este equilibrio se rompe? ¿podemos contribuir a favorecer su armonía? Aquí es cuando los probióticos y los prebióticos entran en juego como los grandes guardianes del equilibrio la microbiota. Vamos a conocerlos mejor.

Probióticos y Prebióticos

Desde que se ha descubierto la importancia de la microbiota, la investigación sobre el uso de probióticos y prebióticos ha ido de la mano y todavía se siguen estudiando sus usos terapéuticos.

¿Qué son los probióticos?

Acudamos a la definición que da sobre ellos la Organización Mundial de la Salud (OMS) según lo describió Roy Fuller: “Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando son administrados en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud del huésped”

Es decir, ingiriendo estas bacterias vivas que son los probióticos, podemos ayudar a mantener el equilibrio de la microbiota y estimular nuestro sistema inmunitario y salud en general.

¿Qué son los prebióticos?

Ya que antes hemos acudido a la definición de la OMS que previamente dio Fuller, ahora echaremos mano de la de otros grande científicos, Gibson y Roberfroid, que describen a los prebióticos como: “un ingrediente alimentario no digerible que estimula selectivamente el crecimiento de algunas bacterias del colon. Los prebióticos más que proporcionar bacterias exógenas como los probióticos, se dirigen a favorecer a las bacterias ya presentes en el colon”.

En nuestras palabras, los prebióticos serían el alimento de los probióticos.

Diferencias entre probiótico y prebiótico

Aunque lo similar de sus nombres hace que muchas personas los confundan, en realidad no son la misma cosa, aunque ambos sean fundamentales para la mucosa intestinal. Los probióticos son las bacterias vivas que pueden encontrarse en algunos alimentos y que al ingerirlos impactan positivamente en la flora intestinal. Sin embargo los prebióticos son nutrientes que sirven de alimento para esos microrganismos vivos.

Hablando claro, los prebióticos “se comen” a los probióticos. El prebiótico más conocido y necesario para nuestro tubo digestivo bajo es la fibra vegetal, compuesta por carbohidratos.

Efectos de los probióticos y los prebióticos en la salud

Cuando hablamos de algo que beneficia a la salud siempre pensamos que es para “corregir algo” cuando hay enfermedad, pero salud es un término mucho más amplio, no solo es “curar” sino también prevenir. Los probióticos y los prebióticos tienen esa doble función de prevenir, mantener un estado de salud e incluso ayudar a restablecer el equilibrio cuando este se rompe, como en el caso de la disbiosis intestinal.

No olvidemos que el 70% de las células de nuestro sistema inmune viven en el intestino, no es necesario pensar mucho para deducir que todo aquello que propicie su salud será un gran aliado para nuestro bienestar.

 Efectos de los probióticos en la salud y cómo nos ayudan

Como dicen en la edición digital de la revista de medicina general y de familia, los beneficios que los probióticos ejercen en el organismo, pueden agruparse en tres mecanismos:

  1. Su actividad antimicrobiana, aquí si hablamos de los “microbios malos” que los probióticos ayudan a combatir.
  2. Mejora de la función de barrera del intestino, y para que entiendas esto mejor te recomendamos de nuevo nuestro artículo sobre la disbiosis intestinal.
  3. Inmonumodulación, por su efecto beneficioso sobre algunas de las células que forman parte de nuestro sistema inmune.

Hay otra serie de beneficios a nivel neurológico y dermatológico que aún se están investigando para sacar conclusiones concluyentes, pero que están haciéndose patentes.

Gracias a su efecto inmunológico y de mejora de la salud del tracto gastrointestinal se obtienen además efectos beneficiosos como:

  • Mejor asimilación de los nutrientes.
  • Incremento de la función de barrera intestinal.
  • Competición por adherencia con los patógenos.
  • Mejora general del funcionamiento del aparato digestivo.
  • Prevención de la obesidad y enfermedades inflamatorias del intestino.
  • Mejora de las células inmunitarias fuera del intestino, como las de la piel.

Efectos de los prebióticos en la salud y cómo nos ayudan

Te lo explicamos de modo muy claro: todo organismo vivo necesita alimentarse y nuestra colonia de microorganismos vivos no van a ser una excepción. Su alimento principal son los carbohidratos, fundamentalmente polisacáridos u oligosacáridos, no digeribles por nuestro sistema digestivo, es decir, nuestros amigos los prebióticos.

Los prebióticos son fundamentales para mantener una microbiota variada y equilibrada. Se ha constatado su efecto sobre el crecimiento de los lactobacilos y bifidobacterias endógenas, dos de los habitantes de nuestro ecosistema de bacterias que guardan nuestra salud.

Además tienen un efecto positivo como reguladores del tránsito intestinal y para la absorción de minerales.

Alimentos fuente de probióticos y prebióticos

Aunque en algunas ocasiones es necesario acudir a suplementación, con una dieta adecuada nos aseguramos de ingerir una cantidad suficiente de probióticos y prebióticos. Os vamos a dar un truco para asegurarte de tu dosis diaria de prebióticos, te hacemos un pequeño adelanto, es un alimento que consumes todos los días. Volveremos a ello.

Alimentos fuente de probióticos

Hay varios alimentos fermentados donde podemos encontrar diferentes cepas de probióticos. En algunas ocasiones, donde ya existe una disbiosis o pérdida de equilibrio, por ejemplo tras la toma de antibióticos, es necesario acudir a una suplementación alimenticia a base de probióticos para asegurarse de ingerirlos en cantidades adecuadas y con una mayor variedad de cepas vivas.

Algunos de los alimentos con probióticos son:

  • Productos lácteos: Yogur, kéfir, suero de la leche.
  • Kombucha
  • Miso o soja fermentada
  • Chucrut
  • Tenmpeh
  • Pan de masa madre
  • Encurtidos
  • Kimchi

Alimentos fuente de prebióticos

Los encuentras en comida que, si tienes una dieta equilibrada, consumirás habitualmente.

  • Frutas y verduras como: alcachofa, achicoria, cebolla, ajo, espárrago, mango, puerro, frambuesas, plátano, etc.
  • Legumbres: lentejas, alubias, etc.
  • Cereales integrales y semillas.
  • Féculas

Pero aquí hay truco, en algunos de los alimentos que hemos mencionado, como cereales o féculas, para que podamos obtener el efecto probiótico hay que consumirlos de un modo concreto, y es habiéndolo enfriado tras su cocción.

Seguramente esto te parece aleatorio, pero no lo es, en el proceso de enfriamiento de los carbohidratos complejos, estos modifican su estructura transformándose en almidones resistentes. Este almidón se resiste al proceso digestivo (de ahí su nombre) y queda disponible para que nuestras bacterias, hongos y levaduras lo puedan fermentar y se den un delicioso festín. Así es como se transforma en una fibra con efecto prebiótico.

Pero además ahora te vamos a desvelar nuestro “truco” que no es magia, pero sí que te va a facilitar mucho la vida: nuestros panes están elaborados de manera que los sometemos a ese proceso de enfriamiento para asegurarnos que tienen un efecto probiótico muy beneficioso para la microbiota.

Los panes de Panteff están pensados de modo que actúen como un alimento funcional beneficioso para tu salud, y este efecto probiótico es clara muestra de ello.

Preguntas frecuentes sobre probióticos y prebióticos

Seguramente a lo largo de este artículo hemos ido resolviendo muchas de tus dudas, pero aún así hay algunas preguntas sobre este tema que se hacen con frecuencia y que recopilamos aquí.

¿Está bien tomar un probiótico todos los días?

No podemos aventurarnos a dar una respuesta contundente sin matizar. En general sí, de hecho muchas personas toman alimentos con probióticos o suplementos a diario. Pero en el caso de que existan enfermedades previas o una disbiosis intestinal por sobre crecimiento de alguna de las colonias, debe consultarse a un especialista.

¿Quién no debe tomar probióticos?

Hay algunos grupos de población que no deben tomar probióticos sin consultar antes con un especialista, como las personas inmunodeprimidas o inmunocomprometidas, neonatos, personas con el intestino permeable, o en casos de disfunción pancreática, entre otros.

¿Hay efectos secundarios de los probióticos?

Normalmente en personas sanas son muy bien tolerados y no se han descrito muchos casos de efectos adversos, pero podría darse un incremento de gases, hinchazón o algunos casos de intolerancia.

Cuando se han descrito infecciones sistémicas son en personas con enfermedades previas.

Los simbióticos y los oncobióticos

No podemos terminar este artículo sin mencionaros qué son los simbióticos y los oncobióticos.

Simbióticos: Son aquellos productos que combinan como mínimo un probiótico con un prebiótico que sirva de alimento de éste. De este modo cuando el probiótico llega al intestino el prebiótico favorece su proliferación.

Una curiosidad, ¿sabéis cuál es el simbiótico por excelencia? La leche materna, que contiene tanto bacterias lácticas, como los lactobacilos y bifidobacterias, como fructooligosacáridos y nucleótidos que sirven de alimento de los primeros.

Oncobióticos: se denominan oncobióticos los suplementos de probióticos que se usan como inmunomodeladores y preventivos para tumores, aunque aún no hay estudios concluyentes sobre su efectividad.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés. En Panteff tenemos un compromiso con la prevención y cuidado de la salud. Ese compromiso lo llevamos a nuestros productos, que elaboramos atendiendo no solo a todos los ingredientes que lo componen, sino también al modo de cocinarlos. También apostamos por la investigación constante sobre temas de nutrición, y algunas de las cosas que vamos investigando queremos compartirlas en este blog ¡esperamos que te ayuden!

Fuentes

Estas son algunas de las fuentes consultadas para la elaboración de este artículo, por si quieres profundizar en ello:

Probióticos y prebióticos en la práctica clínica, de G. Olveira Fuster e I. González-Molero. Servicio de Endocrinología y Nutrición. publicado en la revista de Nutrición hospitalaria.

Probióticos en los alimentos. Informe del Grupo de Trabajo Conjunto FAO/OMS sobre Borrador de Directrices para la Evaluación de los Probióticos en los Alimentos.

Actualización en probióticos, prebióticos y simbióticos para el médico de familia. José Manuel Cucalón Arenal*, María Guadalupe Blay Cortés. Grupo de Trabajo de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición de la SEMG

 Los efectos de los probióticos y de los prebióticos en nuestra microbiota intestinal. Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP)

What is the difference between prebiotics and probiotics?. Medical News today.