La fibra de bambú se está convirtiendo rápidamente en una de las fibras naturales más populares del mundo. Su uso no solo se ha extendido en el ámbito textil, como sustituto del algodón, o para la fabricación de otros productos como colchones o muebles, sino que también han llamado la atención sus características nutricionales.

Esta fibra dietética de origen vegetal tiene numerosos beneficios para la salud y puede incorporarse fácilmente a una gran variedad de platos. En este artículo analizaremos algunas de las ventajas del consumo de fibra de bambú y el uso del bambú en otros ámbitos, como el textil o la construcción.

 La fibra de bambú alimentaria o comestible.

¿Estás buscando un alimento con la capacidad de nutrir tu cuerpo y respetar el planeta? Te lo vamos a descubrir. La fibra de bambú ha ganado popularidad en los últimos años por sus beneficios para la salud y su sostenibilidad medioambiental.

Aunque hasta hace poco su consumo se centraba en el Sudeste Asiático y Asia oriental, lo que suponía ya que un tercio de la población integraba el bambú en su dieta, ahora se está extendiendo a más lugares, al incorporar la fibra de bambú como ingrediente de otros alimentos.

En China no solo se usa en al ámbito culinario, ¿quién no ha probado alguno de sus platos con brotes de bambú? sino que también forma parte de su medicina tradicional.

Su potencial nutricional le viene dado por la alta presencia en fibra alimentaria no soluble, pero también es fuente de minerales, aminoácidos y vitaminas, como analizan en este artículo.

¿Cuáles son los beneficios que se le atribuyen?

  • Ayuda a regular el tránsito intestinal gracias a su alto aporte de fibra.
  • Tiene un muy bajo índice glucémico, lo que la hace apta para diabéticos.
  • Se le atribuyen propiedades medicinales por su presencia de fitoquímicos.
  • Es baja en carbohidratos, perfecta para dietas de control de peso.
  • Rica en minerales y vitaminas.

Además de sus beneficios para la salud, la fibra de bambú también es increíblemente versátil. Se puede utilizar en una gran variedad de recetas y también añadirse en batidos, licuados, sopas y ensaladas. Esto hace que sea fácil de incorporar en la dieta.

Propiedades de la fibra de bambú como ingrediente de Panteff.

En la nueva formulación de nuestro pan, buscamos incrementar su valor nutricional para convertirlo en un alimento aún más funcional. Además queríamos mejorar su consistencia, al tiempo que lográbamos conseguir un nivel óptimo de humedad. Todo esto nos llevó a pensar en la fibra de bambú como un ingrediente que marcaría la diferencia por sus capacidades aglutinantes, humectantes y su valor nutricional.

Al incluir la fibra de bambú en la composición de otros alimentos, como nuestro pan, funciona como un humectante natural y seguro por la alta capacidad de retención y absorción de agua que tienen la celulosa y hemicelulosa de la que se compone; además aporta estabilidad mecánica, mejorando la capacidad de corte y evitando roturas.

Su contenido en fibra no soluble no añade prácticamente calorías y ayuda a mejorar el tránsito intestinal.

Además esta fibra natural no tiene gluten y tiene un bajo índice glucémico. Encaja a la perfección con nuestra filosofía en la que buscamos conseguir un alimento natural, que además de un sabor delicioso aporte beneficios al organismo y que pueda ser consumido por personas con intolerancias alimentarias.

Comer placer, comer salud.

¿Es un ingrediente ecológico y sostenible?

El bambú es una gramínea que tiene una gran capacidad de crecer con pocos cuidados, no necesita fertilizantes, no erosiona el terreno y crece muy rápidamente, además es biodegradable. Absorbe una gran cantidad de CO2 y libera un alto porcentaje de oxígeno.

Todas estas cualidades lo convierten en un ingrediente muy sostenible y ecológico, no solo para uso alimentario, sino como sustituto de las maderas tropicales por su resistencia y capacidad de aguantar las oscilaciones de temperatura.

De hecho, la FAO (Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) promueve el uso de bambú en varias regiones para mantener la sostenibilidad, como en el caso de Costa Rica.

Otros usos de la fibra de bambú.

Como hemos comentado, además de los brotes tiernos para uso alimentario, la celulosa que se extrae del bambú y su madera se usan tanto en el ámbito textil, como en el decorativo y el de la construcción.

Bambú en textil.

En primer lugar, la fibra de bambú es increíblemente suave y sedosa al tacto, lo que la convierte en una opción perfecta para cualquier tipo de ropa o ropa de cama. También es hipoalergénica y antibacteriana; además es transpirable, por eso supone una buena elección para vestimenta en climas cálidos. Otra de sus características es que es increíblemente duradera. Soporta lavados y usos frecuentes sin perder su forma ni su suavidad.

Para completar sus cualidades es barata y biodegradable, por lo que puede suponer una muy buena alternativa a tejidos como el algodón.

Sí que hemos de señalar que los tejidos artificiales obtenidos a partir de celulosa del bambú son más o menos sostenibles en función del procedimiento empleado para obtenerlos.

Fibra de bambú para utensilios.

El tallo del bambú es una madera dura, a la vez que flexible, lo que lo hace muy versátil para la construcción de todo tipo de elementos decorativos y utensilios.

Es ya fácil encontrar utensilios de cocina de bambú como cubiertos, tablas de cortar, cuencos o fuentes de servir. Como elemento decorativo tiene muchas posibilidades, desde su estética caña en macetas, a esterillas, estores, cajas y muebles realizados con su madera.

Como podrás comprobar el bambú es realmente versátil, seguro que va a ser un gran protagonista en tu casa, ya sea en el salón, terraza o en tu cocina.

Si aún no has probado la nueva formulación de nuestro pan, te invitamos a que lo hagas y compruebes por ti mismo la diferencia que ha supuesto integrar este ingrediente.

Fuentes: